Criterios de glicemia/descripción
Grado 1 Glucosa <70 mg/dL (3.9 mmol/L) and ≥54 mg/dL (3.0 mmol/L)
Grado 2 Glucosa <54 mg/dL (3.0 mmol/L)
Grado 3 Un evento grave caracterizado por la alteración del estado mental y/o físico que requiere asistencia para el tratamiento de la hipoglucemia.

El diagnóstico de hipoglucemia se basa en la tríada de Whipple: baja concentración de glucosa en sangre, síntomas de hipoglucemia y mejoría de los síntomas una vez se normaliza la glucemia.

Los síntomas de la hipoglucemia incluyen, entre otros, temblores, irritabilidad, confusión, taquicardia y hambre.

Causas Específicas de Hipoglucemia en Adultos

1. Hipoglucemia inducida por medicamentos: La mayoría de los fármacos comúnmente implicados son la insulina, sulfonilureas y el etanol.

2. Fallas orgánicas
2.1. Enfermedad Hepática: Las enfermedades hepáticas más comúnmente asociadas con la hipoglucemia incluyen el carcinoma hepatocelular y la hepatitis fulminante causada por agentes hepatotóxicos o virus. Los defectos genéticos en las vías glucometabólicas también pueden dar lugar a hipoglucemia como consecuencia de la incapacidad hepática para la glucogenolisis y la gluconeogénesis, y la mayoría de estas entidades se diagnostican en la infancia.
2.2. Enfermedad renal: Los factores asociados con la enfermedad renal que predisponen a la hipoglucemia incluyen privación calórica por anorexia, vómitos, o restricción de proteínas; depleción del sustrato gluconeogénico secundario al tratamiento de hemodiálisis, el uso de soluciones de diálisis sin glucosa, y la disminución del aclaramiento renal de drogas o excreción de sus metabolitos.
2.3. Endocrinopatías: Las deficiencias en el cortisol y la hormona del crecimiento se han vinculado causalmente a las hipoglucemias. A pesar de que estas hormonas no juegan un papel importante en la recuperación de la hipoglucemia aguda, desempeñan un papel importante en el soporte a largo plazo del mecanismo de contrarregulación, contribuyendo a la gluconeogénesis. Las enfermedades hipofisarias resultan en deficiencias combinadas de corticotrofina y hormona del crecimiento que predisponen particularmente al desarrollo de hipoglucemia.

3. Otras entidades
3.1. Causas neoplásicas: tumores de células no Islotes, insulinomas, hiperplasia de los Islotes.
3.2. Causas autoinmunes: anticuerpos de los receptores antiinsulina, anticuerpos antiinsulina.

Tratamiento

1. Si el paciente está consciente.
Se administran entre 15-20 g de glucosa (fig. 2), ya sea en forma de azúcar disuelto en agua, tabletas de glucosa (Glucosport®), zumos azucarados, etc. Esta medida actúa en 5-10 min. Si transcurridos 10 min no hay mejoría, se puede repetir una segunda dosis, y así tantas veces como se precise; no obstante, si tras la segunda dosis persiste el cuadro, se debería replantear el diagnóstico inicial.

2. Si existe disminución del nivel de conciencia o intolerancia a la vía oral.
Se canaliza una vía venosa periférica y se administran 15 g de glucosa por vía intravenosa, en forma de glucosa hipertónica al 33%, que consigue elevar la glucemia en 5 min. Si no presenta respuesta, se repite la dosis, que se administra tantas veces como sea preciso, aunque generalmente no son necesarias más de 2 o 3 dosis. Si no se puede canular una vía venosa, administrar glucagón intramuscular o subcutáneo.

3. Si continúa con afectación neurológica e hipoglucemia capilar pese a múltiples dosis intravenosas de glucosa. Se administra por este orden, y en función de la respuesta:

  • Glucagón en dosis de 1 ml por vía intramuscular o subcutánea, que revierte la hipoglucemia en unos 5-10 min. El glucagón estimula la glucogenólisis y puede ser inefectivo en pacientes que carecen de reserva hepática de glucógeno, como en la desnutrición o las hepatopatías.
  • Hidrocortisona, en dosis de 100 mg por vía intravenosa.
  • Adrenalina, en dosis de 1 mg por vía subcutánea.

La glucosa intravenosa es el tratamiento de elección para la hipoglucemia grave (en pacientes que son incapaces de tomar HC por vía oral). Se recomienda una dosis inicial de 15-25 g de glucosa en una vena periférica durante 1-3 minutos. A esta le debe seguir una infusión de solución salina para evitar flebitis. Si no es posible canalizar la vía, se debe usar 1 ml de glucagón.

El glucagón está contraindicado en pacientes con accidente cerebrovascular reciente por riesgo aumentado de infarto hemorrágico y edema cerebral.

Escrito por

Juan Camilo Gelvez

Medico Interno